¿Qué es la EPOC?

Inicio/Síntomas/Screening EPOC/¿Qué es la EPOC?
¿Qué es la EPOC? 2017-01-19T16:49:26+00:00

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA (EPOC)?

(Este folleto informativo no sustituye al consejo médico. Usted debe contactar con su médico para aclarar cualquier cuestión relacionada con su salud, tratamiento, o cuidado.)

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una enfermedad en la que el flujo de aire a través de los pulmones está limitado a causa de bronquitis crónica o enfisema pulmonar. Es una enfermedad muy frecuente. En nuestro país alrededor del 5% de la población padece EPOC.

¿CUÁLES SON LAS CAUSA DE EPOC? En la mayor parte de los casos la EPOC está causada por fumar cigarrillos. Muchos fumadores son susceptibles a los cambios en los pulmones que pueden llevar a bronquitis crónica y enfisema pulmonar, las enfermedades que causan EPOC. La bronquitis crónica se caracteriza por tos crónica productiva durante tres meses en dos años consecutivos, en un paciente en que no se han encontrado otras causas de tos crónica. La enfermedad causa cicatrices en los conductos bronquiales y estas interrumpen el flujo de aire. El enfisema pulmonar es una enfermedad en la que los saquitos de aire (alvéolos) de los pulmones se agrandan y rompen. El daño de los alvéolos ocasiona que los pulmones pierdan su elasticidad, e interfiere con el vaciado pulmonar normal.

Los fumadores varían en su susceptibilidad a desarrollar EPOC. Los factores que pueden hacer a un fumador particular más propenso a padecer la enfermedad no son completamente conocidos, pero pueden incluir ciertas características inherentes de las vías aéreas y factores genéticos. En cualquier caso todos los fumadores tienen inflamación pulmonar, en mayor o menor grado.

Otros factores pueden estar afectados en el desarrollo de EPOC, tales como exposición ocupacional a polvos o materiales orgánicos. La exposición continuada al humo de leña, también puede ser una causa de EPOC. Y el déficit de alfa 1-antitripsina es un trastorno genético muy raro que es causa de menos del 1% de los pacientes con EPOC.

Algunos pacientes con EPOC no han fumado nunca. El tabaquismo pasivo o fumador pasivo y otras exposiciones medioambientales pueden contribuir al desarrollo de EPOC.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE EPOC? La EPOC es una enfermedad progresiva, lo cual significa que los síntomas son leves al principio, y con el tiempo se van haciendo severos. Al principio, la enfermedad puede ser totalmente silente, aunque la medida de la función pulmonar (espirometría) puede indicar su presencia.

Los pacientes primero refieren tos y expectoración solo por las mañanas. La tos crónica y producción de esputo, y algunas veces respiración dificultosa ruidosa (“disnea sibilante”), a menudo comienza cuando los pacientes están alrededor de los 40 años, e incluso de los 30 cuando los pacientes han comenzado a fumar a edades precoces.

Frecuentemente los miembros de la familia son más conocedores de estos primeros síntomas que los pacientes.

Episodios intermitentes de síntomas más severos aparecen después y comprenden aumento de la tos, esputos más gruesos y pegajosos, más dificultad respiratoria ruidosa, y posiblemente fiebre.

Estos episodios representan agudizaciones, a veces causadas por infecciones respiratoria de origen vírico o bacteriano.

Así como la enfermedad progresa, la frecuencia y severidad de estos episodios aumenta. La fatiga y debilidad son a menudo quejas prominentes. La dificultad respiratoria con el ejercicio va aumentando progresivamente hasta hacerse de pequeños esfuerzos. Más tarde, en fases más avanzadas de la enfermedad, el oxígeno desciende en la sangre, puede haber pérdida de peso (más en el enfisema pulmonar), y cefaleas debido al descenso del oxígeno y/o aumento del anhídrido carbónico en la sangre. Problemas tales como hinchazón de las piernas o dolor abdominal pueden ocurrir y están relacionadas con anormalidades en el corazón causadas por la EPOC.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA? El diagnóstico se basa en:

Historia y examen físico – Al paciente se le pregunta acerca de la exposición al humo de tabaco, y acerca de síntomas tales como tos crónica, producción de esputo, y disnea. En el examen físico, el médico ausculta los pulmones buscando ruidos “sibilantes”, que indican obstrucción y observa los signos del paciente que puedan estar relacionados con problemas respiratorios.

Pruebas de función pulmonar (PFP) – La medida de la función pulmonar es la prueba más importante para diagnosticar EPOC. Las pruebas de función pulmonar puede detectar la enfermedad incluso en pacientes que no tienen síntomas. Durante las PFP, el paciente respira en un aparato llamado espirómetro . Se registran los resultados de la cantidad y velocidad de la respiración del paciente. Los datos muestran la presencia y la severidad de la obstrucción al flujo aéreo. Estas medidas pueden seguirse en el tiempo para evaluar la progresión de la enfermedad.

Radiografía (RX) de tórax – Solo el enfisema severo será visto en la RX de tórax. Sin embargo la RX de tórax es importante realizarla cuando se investigan síntomas respiratorios. En algunos casos también estará indicada la tomografía axial computerizada (TAC) de tórax.

¿CÓMO SE TRATA? – La fundamental y casi única medida importante para detener la progresión de esta enfermedad es DEJAR DE FUMAR . Esta medida es la más importante sin importar la duración y severidad de la enfermedad. No hay curación para esta enfermedad.

En la progresión de la enfermedad solo hay dos medidas que influyen en mejorar la supervivencia de la enfermedad, haciendo que progrese mas lentamente: DEJAR DE FUMAR Y ADMINISTRAR OXÍGENO CUANDO ESTÁ INDICADO.

Se usan también medicamentos con el objeto de aliviar los síntomas, aunque no influyen para nada en la progresión de la enfermedad o en la supervivencia.

  • Broncodilatadores – Se emplean habitualmente inhalados y pueden utilizarse ” a demanda”, cuando se necesiten, para aliviar la dificultad para respirar.
  • Antibióticos – En la agudizaciones causadas por infecciones bacterianas se suelen emplear antibióticos.
  • Corticoides – Un curso de pocos días (diferente para cada paciente y según la severidad) de corticoides orales puede indicarse para tratar las agudizaciones severas de estos pacientes.
  • Vacuna antigripal anual – También en algunos casos se recomendará la vacuna antineumocócica.
  • Oxígeno – Cuando los pacientes requieren oxígeno el uso regular puede mejorar algunos síntomas y mejorar la supervivencia. Pacientes con oxígeno no pueden fumar a causa de que es explosivo y puede causar quemaduras en la cara y vías aéreas e incluso ocasionar quemaduras fatales.
  • Trasplante pulmonar – En algunos casos muy severos puede estar indicada la realización de un trasplante pulmonar.

Otras medidas en la fase estable de la enfermedad es la rehabilitación pulmonar que puede ayudar algo para aliviar los síntomas, aunque lo esencial es que el paciente haga ejercicio (camine) y se mantenga en el peso ideal (adelgace si tiene sobrepeso). El reposo y la obesidad son grandes enemigos para los pacientes que sufren EPOC.
En fases avanzadas de la enfermedad, con las agudizaciones a veces es necesaria la hospitalización y cuando están con un insuficiencia respiratoria severa pueden requerir ventilación con respiradores.

DONDE OBTENER MÁS INFORMACIÓN Su médico es la mejor fuente de información para su caso particular. No todos los pacientes con EPOC son igual y es importante que su situación sea valorada por alguien que le conozca a usted en conjunto.

(Modificado de UpToDate)