Apnea del sueño

Inicio/Enfermedades/Apnea del sueño
Apnea del sueño 2017-01-17T17:47:42+00:00

APNEA DEL SUEÑO

(Esta información no sustituye al consejo médico. Usted debe contactar con su médico para solucionar cualquier cuestión relacionada con su salud, tratamiento o asistencia).

¿QUÉ ES LA APNEA DEL SUEÑO?

La apnea del sueño se refiere a la detención periódica del movimiento de aire hacia dentro y hacia fuera de los pulmones durante el sueño. El flujo de aire debe detenerse por un intervalo mayor que el que existe entre las respiraciones para que pueda llamarse apnea. Este intervalo se define habitualmente como 10 segundos o más para adultos.

Hay tres tipos básicos de apnea del sueño:

  • Apnea central: El aire no se mueve a causa de que la persona no hace ningún esfuerzo para respirar durante un cierto periodo de tiempo
  • Apnea obstructiva: La persona intenta respirar, pero no puede coger aire a acusa de que una porción de la garganta está bloqueada
  • Apnea mixta: Esta sucede cuando inicialmente no se hace ningún esfuerzo para respirar; entonces cuando la persona hace esfuerzos para respirar, la vía aérea se obstruye y no se mueve ningún aire dentro de los pulmones.

Hay también acontecimientos relacionados con la respiración denominados “Hipopnea” más que “apnea”. Los acontecimientos identificados como hipopneas son aquellos en los que hay flujo de aire en los pulmones pero es anormalmente reducido ya sea porque la garganta está parcialmente obstruida (Hipopnea obstructiva) o porque el paciente reduce su esfuerzo respiratorio (Hipopnea central) por un cierto periodo de tiempo.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO?

La apnea obstructiva del sueño (AOS) e hipoapnea-apnea obstructiva del sueño (HAOS) están causadas por cierre anormal de la vía aérea durante el sueño.

La garganta está rodeada por músculos que abren o cierran la vía aérea al hablar y al tragar. Estos músculos son importantes también para permitir el flujo de aire hacia dentro y hacia fuera de los pulmones durante la respiración.

Si estos músculos de la garganta se relajan inapropiadamente durante el sueño, o si la garganta es anormalmente pequeña, la vía aérea puede cerrarse parcialmente. Esto resulta en ronquido y en una disminución en le flujo de aire hacia dentro y fuera de los pulmones.

Un episodio de cierre parcial de la vía aérea se llama hipopnea del sueño. El cierre completo de la vía aérea resulta en cese de movimiento de aire y se llama apnea obstructiva. Una persona puede tener apneas e hipopneas durante el sueño.

Cuando la respiración es anormal durante el sueño ocurren cambios en los niveles de oxígeno (O2) y anhídrido carbónico (CO2). Incluso si estos cambios son muy ligeros, puede ser reconocido por el cerebro que hay alguna interrupción en la respiración normal. Es posible también que el cerebro reconozca cuando está haciéndose más trabajo para llevar aire a los pulmones, como ocurre cuando la garganta está totalmente cerrada o bloqueada parcialmente. Esto causa un despertamiento parcial (arousal). Una vez la persona comienza a despertar, los músculos de la garganta se contraen, la vía aérea se reabre y se reanuda la respiración normal. Esto se asocia a menudo, pero no siempre, con un fuerte ronquido o resoplido. La persona vuelve a menudo a dormir rápidamente, habitualmente sin ser consciente de haberse despertado. Alternativamente, algunos pacientes con AOS pueden despertarse súbitamente y completamente con una sensación de respirar con dificultad o jadeo, asfixia, o ahogamiento.

Una vez se reanuda el sueño, los músculos de la garganta se relajan, la vía aérea se cierra, y el patrón se repite. El periodo de apnea o hipopnea puede durar un minuto o más, y el ciclo puede ocurrir cientos de veces en una única noche. De esta manera, la AOS y HAOS causa numerosas interrupciones del sueño, y puede resultar en una disrupción y pérdida de sueño. Esto es verdadero incluso si la persona no es conocedora de estas interrupciones frecuentes. Además al sueño de peor calidad, la AOS y HAOS pueden asociarse con aumento del riesgo para, o agravamiento de problemas cardiacos comunes.

Es que la AOS y HAOS ocurran a causa de anormalidades funcionales o estructurales en la garganta. La enfermedad es más común en los hombres que en las mujeres, y se asocia a menudo con la obesidad. AOS es un trastorno frecuente. La AOS es una enfermedad crónica, pero se dispone de varios tratamientos.

El tratamiento ayuda a los pacientes a dormir sin interrupciones y que se sientan más descansados. El tratamiento puede ayudar también a disminuir el riesgo de ciertos tipos de enfermedad cardiaca.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO E HIPOPNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO?

Los síntomas principales de la AOS e HAOS son los fuertes ronquidos y la somnolencia severa. Sin embargo, una persona puede tener estas enfermedades y no ser conocedor de cualquiera de estos síntomas. Por ejemplo, si una persona no tiene un compañero de cama, el o ella pueden no ser conocedores de los ronquidos. La somnolencia puede también venir gradualmente e irse desarrollando con el tiempo hasta el punto que la persona lo acepte como normal. Otros síntomas incluyen:

  • Sueño agitado, inquieto
  • Despertar con jadeo, asfixia, o sensación de ahogo.
  • Despertar con dolor en el tórax o molestias torácicas
  • Boca seca por la mañana o dolor de garganta
  • Confusión matutina
  • Dolores de cabeza matutinos
  • Cambios de la personalidad
  • Trastorno de la memoria, dificultad de concentración
  • Impotencia
  • Despertares frecuentes para orinar

Además, los pacientes con presión sanguínea alta tienen un aumento del riesgo de tener AOS, particularmente si tiene sobrepeso.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICAN LA APNEA E HIPOPNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO?

Un médico puede sospechar estas enfermedades basándose en los síntomas del paciente. La circunferencia del cuello del paciente puede medirse, ya que un tamaño grande del cuello se asocia con un riesgo aumentado de apnea del sueño. Si un compañero dice que después de observar al paciente este tiene episodios de jadeo o ahogo por la noche, esto eleva la sospecha de que estas enfermedades están presentes. Sin embargo el diagnóstico puede establecerse con certeza solo realizando estudios del paciente durante el sueño.

Pacientes con AOS son enviados habitualmente al laboratorio del sueño para realizar un estudio competo del sueño o “polisomnografía”. El polisomnógrafo mide:

  • El nivel de oxígenos en sangre
  • La frecuencia cardiaca y electrocardiograma (ECG)
  • El esfuerzo respiratorio y el flujo aéreo
  • La duración de los diversos estadios de sueño
  • La posición corporal
  • El movimiento de las piernas

  Algunos aparatos o dispositivos pueden usarse en casa para obtener la misma información que una polisomnografía realizada en un laboratorio de sueño.

¿ES PELIGROSA LA APNEA O HIPOPNEA DEL SUEÑO?

Aparte de la sensación de estar siempre cansado, las complicaciones atribuidas a la AOS y HAOS incluye mala concentración. Los estudios han demostrado que los pacientes con AOS/HAOS tienen dos veces más probabilidades de tener un accidente de coche que las personas sin estas enfermedades.

Además, hay alguna evidencia que la AOS /HAOS no tratada se asocia con un aumento de riesgo para sufrir problemas cardiovasculares tales como hipertensión arterial, ataque cardiaco, anormalidades del ritmo cardiaco, o accidente cerebrovascular agudo.

Este aumento del riesgo puede deberse a la amplia fluctuación en la frecuencia cardiaca y presión sanguínea observada en los pacientes con AOS/HAOS durante el sueño. Sin embargo, se necesita más investigación para documentar claramente si la AOS contribuye a cualquiera de estos problemas.

¿CÚAL ES EL TRATAMIENTO?

El tratamiento puede dividirse en no-quirúrgico y quirúrgico.

TRATAMIENTO NO-QUIRÚRGICO

Pueden recomendarse un número de tratamientos no-quirúrgicos:

Tratamientos de la conducta – Cambios en el estilo de vida y hábitos pueden reducir la severidad de la AOS /HAOS. Por ejemplo, la reducción de peso puede ser beneficiosa en los pacientes con sobrepeso y AOS/HAOS; sin embargo el grado de reducción de peso requerido para reducir o eliminar estas enfermedades varía. Alternativamente, algunos pacientes se benefician de la restricción de la posición corporal durmiendo exclusivamente de lado o con la cabeza de la cama elevada. Ya que el alcohol puede promover cierre de la garganta durante el sueño, debe evitarse. Además, la AOS /HAOS puede empeorar por la prescripción de ciertos medicamentos, irritación de la vía aérea superior, y altitud. Las personas con AOS/HAOS deben estar seguras siempre que su médico es conocedor de su enfermedad para evitar medicamentos que puedan facilitar el cierre de la garganta, o al menos para que los potenciales riesgos y beneficios puedan ser sopesados. Es importante destacar que, aunque beneficiosos a menudo, el cambio de hábitos y exposiciones no puede asumirse que tengan un efecto curativo. Algún tratamiento adicional es necesario a menudo. Esta es otra razón por la que es importante que las personas que piensan que puedan tener AOS/HAOS discutan el problema con su médico, más que intentar “manejarlo” por si mismos.

Presión Positiva Continua de Vías Aéreas (CPAP -siglas de abreviación del término en ingles-) – El principal tratamiento no-quirúrgico para la AOS /HAOS es el uso de un dispositivo mecánico que mantiene las vías aéreas superiores abiertas durante el sueño. Una máquina CPAP suministra aire con baja presión a través de una máscara que se ajusta a la nariz o sobre la nariz y la boca. Hay también dispositivos que ajustan o ponen sobre las aberturas nasales, más que sobre la nariz. Los pacientes deben usar la CPAP siempre que duerman. El dispositivo CPAP puede usarse la primera vez en el laboratorio de sueño, donde los técnicos pueden ajustar la presión necesaria para evitar que la vía aérea se cierre. La mayoría de los pacientes son capaces de tolerar la CPAP , especialmente si se pone atención en encontrar una mascarilla que se ajuste confortablemente. Una vez el tratamiento efectivo se inicia, la mejoría en el estado de alerta y otros beneficios se obtienen rápidamente.

Otros dispositivos – Otros dispositivos mecánicos pueden ser beneficiosos en algunos pacientes. Estos dispositivos son típicamente aparatos orales cuya función es mantener la mandíbula inferior y la lengua hacia delante durante el sueño.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO

La traqueostomía -inserción de un tubo de respirar directamente en la garganta- fue el primer tratamiento utilizado en la AOS /HAOS. Tuvo éxito a causa de que mantuvo la vía aérea permanentemente abierta. La traqueotomía requiere que los pacientes acepten el riesgo de una operación, los efectos colaterales, factores cosméticos, y cambios en el estilo de vida. Por estas razones, la traqueostomía se reserva para pacientes con enfermedad severa en quienes otras medidas menos drásticas han fallado o son inapropiadas.

Otros procedimientos quirúrgicos, que implican reformar las estructuras de las vías aéreas superiores o reposicionar la mandíbula quirúrgicamente, pueden ser beneficiosos en algunos pacientes.

DONDE OBTENER MÁS INFORMACIÓN

Su médico es la mejor fuente para encontrar información importante relacionada a su caso particular. No todos los pacientes con apnea del sueño son iguales, y es importante que su situación sea evaluada por alguien que le conozca a usted como una persona en su conjunto.