OXIGENOTERAPIA

Inicio/Tratamientos/OXIGENOTERAPIA
OXIGENOTERAPIA 2017-01-17T12:29:14+00:00

Los pacientes con enfermedad pulmonar puede tener niveles bajos de oxígeno en su organismo y algunos necesitan usar oxígeno (O2) extra o suplementario para llevar sus niveles de oxígeno a unos niveles más saludables. Los adultos y niños con enfermedades pulmonares tales como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), fibrosis quística (FQ) o displasia broncopulmonar (DBP) pueden necesitar este tratamiento. El oxígeno extra protege a sus organismos de los efectos de los niveles bajos de oxígeno, les ayuda a funcionar mejor, y permite que estén más activos.

¿POR QUÉ ALGUNOS PACIENTES NECESITAN TRATAMIENTO CON OXÍGENO?

El oxígeno es una necesidad básica para todos los seres humanos. El aire que respiramos contiene alrededor de un 21% de oxígeno. Esta cantidad es suficiente para las personas que tienen unos pulmones sanos y muchas otras con enfermedad pulmonar. Sin embargo, algunas personas con enfermedad pulmonar son incapaces de tomar suficiente oxígeno a través de una respiración normal, de tal forma que requieren oxígeno extra para mantener la función corporal normal.

¿CÓMO SE SI YO NECESITO OXÍGENO?

Un médico sabrá si usted necesita oxígeno haciendo una determinación de gases en su sangre. Esta prueba se llama gases en sangre arterial y consiste en tomar una muestra de sangre en la arteria (habitualmente en la muñeca). Un médico puede también medir su nivel de oxígeno (saturación de oxígeno o SatO2) con un pequeño aparato llamado pulxioxímetro que se sujeta sin dolor en el dedo de la mano, del pie, o en el lóbulo de la oreja. Con este aparato, sus niveles de oxígeno pueden estimarse durante un periodo de tiempo, por ejemplo, durante el sueño o ejercicio. El objetivo general del tratamiento es mantener su oxígeno en un nivel que satisfaga las necesidades corporales de oxígeno, habitualmente con una SatO2 de 88% o superior.

¿CUÁNTO OXÍGENO DEBO TOMAR?

El oxígeno es un tratamiento médico que requiere prescripción por un médico. Una vez se decide la cantidad de oxígeno que necesita, el médico prescribirá el flujo o dosis que necesita. El flujo de oxígeno puede ser diferente para diferentes actividades, por ejemplo durante el ejercicio, sueño o reposo. Es importante que use la dosis que le ha sido prescrita.

Usando demasiado poco puede ser insuficiente para su cerebro y corazón, y resultar en cansancio, pérdida de memoria o cambios en el corazón. Demasiado oxígeno puede ser también un problema, especialmente para los pulmones.

¿NECESITARÉ OXÍGENO CUANDO DUERMO?

Durante el sueño las personas respiran más lentamente. Los pacientes que tienen niveles bajos de oxígeno mientras están despiertos también lo tienen durante el sueño. En algunos casos, los pacientes que no requieren oxígeno mientras están despiertos pueden necesitar oxígeno extra mientras duermen. El médico determinará si debe administrársele oxígeno por la noche y a que dosis.

¿NECESITARÉ OXÍGENO CUÁNDO HAGA UNA ACTIVIDAD FÍSICA?

Durante cualquier actividad física las personan utilizan más energía y por lo tanto necesitan más oxígeno. Para saber cuánto oxígeno necesita durante la actividad, el médico le hará una prueba de stress de ejercicio o prueba del paseo mientras mide su saturación de oxígeno. Los bebés y niños pueden ser observados mientras juegan y se alimentan.

¿CUÁNTAS HORAS AL DÍA NECESITARÉ EL OXÍGENO?

En algunos casos, los pacientes necesitarán usar oxígeno solo con la actividad física o mientras duermen. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el oxígeno debe ponerse lo más cerca de las 24 horas diarias o tanto como sea posible.

¿NECESITARÉ USAR SIEMPRE OXÍGENO?

La mayor parte de los pacientes que requieren oxígeno extra para tratar su enfermedad crónica necesitarán continuar con el tratamiento con oxígeno.

Algunos pacientes necesitarán usar oxígeno extra durante una infección o agudización de la enfermedad, pero pueden ser capaces de reducir o suspender el tratamiento con oxígeno si su enfermedad mejora. Usted nunca deberá reducir o suspender el tratamiento con oxígeno por su cuenta. Si piensa que necesita un cambio en su tratamiento con oxígeno hable con su médico.

¿CUÁLES SON LAS DIFERENTES CLASES DE ADMINISTRACIÓN DE OXÍGENO?

El oxígeno puede ser administrado de tres tipos de fuentes diferentes: concentrador de oxígeno, oxígeno líquido u oxígeno presurizado en un cilindro metálico (bombona) . La elección correcta para usted depende de cuanto y cuando necesita el oxígeno y de sus actividades diarias.

¿QUÉ SON LOS CONCENTRADORES DE OXÍGENO?

Un concentrador de oxígeno produce oxígeno concentrándolo del que
existe en el aire y quitando los otros gases. El concentrador funciona
con electricidad.

¿QUÉ ES EL OXÍGENO LÍQUIDO?

El oxígeno líquido se hace sobre-enfriando el gas oxígeno, que cambia a
una forma líquida. Cuando está en forma líquida, el oxígeno ocupa
menos espacio y puede almacenarse en termos especiales.

¿QUÉ SON LAS “BOMBONAS” DE OXÍGENO?

El oxígeno está comprimido en un cilindro metálico a altas presiones.
El oxígeno puede almacenarse en grandes o pequeños cilindros.

¿QUÉ ES UNA CÁNULA NASAL?

Una cánula nasal es un tubo con dos puntas unido al aparato del oxígeno para suministrar oxígeno a través de la nariz.

¿QUÉ SON LOS APARATOS QUE CONSERVAN OXÍGENO?

Los aparatos conservadores de oxígeno hacen que la administración de oxígeno sea más eficiente, y reducen la cantidad de oxígeno que es desperdiciada. Hay tres tipos de aparatos que conservan oxígeno: el aparato o dispositivo a-demanda, la cánula reservorio y el oxígeno transtraqueal.

¿QUÉ ES EL DISPOSITIVO A-DEMANDA?

Los dispositivos que suministran oxígeno a-demanda liberan una pequeña cantidad de oxígeno cuando el paciente comienza a inspirar (respiración hacia adentro). El dispositivo liberador está conectado a la fuente de oxígeno mediante la cánula nasal.

¿QUÉ SON LAS CÁNULAS RESERVORIO?

Una cánula reservorio funciona almacenando el oxígeno en una pequeña cámara durante la espiración (respiración hacia fuera). Cuando el paciente está preparado para inhalar, ellas sueltan el oxígeno almacenado. Esto permite a los pacientes usar flujos más bajos de oxígeno mientras aún están recibiendo la misma cantidad de oxígeno.

¿QUÉ ES EL OXÍGENO TRANSTRAQUEAL?

El oxígeno transtraqueal es el oxígeno suministrado a través de un tubo delgado insertado a través del cuello en la tráquea. Los pacientes pueden hablar con el tubo en su lugar. El oxígeno transtraqueal requiere educación para un uso adecuado.

¿QUÉ DEBO VIGILAR MIENTRAS ESTOY CON OXÍGENO?

Cualquiera que sea la dosis de oxígeno, poco o mucho, puede ser un problema. Si tiene síntomas de somnolencia, dolores de cabeza matinales, cansancio o más dificultad respiratoria, usted necesita contactar con el médico. Si su bebé o niño en tratamiento con oxígeno parece cansado, menos activo, respira con más dificultad, o tiene los labios o lechos de las uñas azules, debe llamar al médico del niño.

¿TENGO QUE PREOCUPARME DE LA EXPLOSIÓN DEL OXÍGENO O QUEMADURAS?

  • El oxigeno solo no explotará ni causará quemaduras, pero hará que una llama queme más vigorosamente.
  • Nunca se fumará mientras se use el oxígeno. Puede prenderse fuego en su nariz, pelo o vestidos.
  • Mantener el oxígeno al menos a 2 metros de distancia de una llama encendida.
  • Estabilizar todas las “bombonas” colocándolas en bases seguras en el suelo o asegurándolas a la pared.
  • Recordar: el oxígeno es seguro y terapéutico si se usa como se indicó.

¿QUÉ NECESITARÉ HACER CUANDO VIAJE?

Usted puede mantener un estilo de vida que incluye viajar incluso si está con oxígeno. Sin embargo, viajar con oxígeno requiere una cuidadosa planificación bastante antes del viaje. Contactar con su compañía de transporte (avión, tren, autobús, barco) acerca de sus normas para viajar con oxígeno.

Contactar con la compañía que le suministra el oxígeno para coordinar el suministro durante cada fase del viaje. Estar seguro que tiene suficiente oxígeno en caso de que surjan demoras o emergencias.

Tener una copia de la prescripción de oxígeno y medicamentos con usted. Por último, debe tener con usted los números de teléfono del médico, compañía suministradora de oxígeno, hospital, etc., por si los necesita.

Recuerde

•  El oxígeno es un tratamiento médico

•  Utilice el oxígeno exactamente como se lo ha prescrito el médico

•  Si tiene cualquiera de estos síntomas: aumento de la dificultad respiratoria (disnea), cansancio, somnolencia, contacte con su médico

•  El oxígeno es seguro usado apropiadamente. No se puede fumar cerca del oxígeno, ni tener el oxígeno cerca de una llama encendida, u otras fuentes de calor.