Alergia Respiratoria (factores agravantes del asma) “Cuando usted no puede respirar, lo demás no importa”

Inicio/Actualidad, Asma/Alergia Respiratoria (factores agravantes del asma) “Cuando usted no puede respirar, lo demás no importa”

Alergia Respiratoria (factores agravantes del asma) “Cuando usted no puede respirar, lo demás no importa”

Con la llegada de la primavera aparecen noticias en los diferentes medios de comunicación sobre los peligros de los pólenes de gramíneas para los pacientes con asma y con rinitis.

Es conveniente aclarar que no existe ningún padecimiento o enfermedad llamado “alergia respiratoria” (ver Enfermedades/Realidades acerca del Asma) ya que no aparece en el código internacional de Diagnósticos Médicos. Existen pacientes con asma o rinitis que pueden agravarse al ponerse en contacto con pólenes de gramíneas, ácaros del polvo de casa, animales domésticos como el perro o el gato, etc.

Para diagnosticar correctamente a los pacientes con asma o rinitis cuyos síntomas se agravan al inhalar pólenes de gramíneas lo fundamental es la historia clínica o entrevista que se realiza al paciente. Los niños y adultos con este problema referirán, la mayoría con suficiente claridad, que se agravan en la época del año comprendida entre marzo-abril y junio-julio.

Pero existen otra serie de factores desencadenantes o agravantes del asma y rinitis, además de los alérgicos, que se detallarán más adelante.

El aire que respiramos transporta muchas partículas de diferentes tipos y tamaños. Algunas de gran tamaño pueden asentarse en las paredes y muebles de la casa. Otras partículas grandes son separadas del aire por la nariz y la boca cuando usted inhala. Las partículas de menor tamaño son aspiradas hasta lo más profundo de los pulmones.

El asma puede ser desencadenada por partículas grandes o pequeñas. Algunas partículas que se encuentran en el aire se originan en el interior de la casa. Otras son transportadas en el aire del exterior. Las partículas del exterior entran en su casa a través de las ventanas, las puertas y los sistemas de calefacción.

Para la mayoría de las personas, las partículas que se encuentran en el aire de los interiores no causan ningún problema. Pero las personas con asma pueden tener problemas en su mismo hogar.

Si usted tiene asma, eso quiere decir que será sensible a “factores desencadenantes o precipitantes del asma” entre los cuales figuran las partículas transportadas por el aire. Aunque cada paciente asmático tendrá distinta sensibilidad, es decir sus pulmones reaccionarán de forma diferente a cada uno de ellos y lo hará en mayor o menor medida dependiendo de que el asma esté mejor o peor controlada con la medicación adecuada, la mayor parte de ellos están incluidos en la lista siguiente:

• Alergenos (partículas que causan alergia) tales como polen, ácaros del polvo, moho, caspa de los animales animales domésticos (cascarillas muy pequeñas que se desprenden del pelo, plumas y piel) y otros factores ambientales.

• Contaminación del aire, tal como el humo de tabaco y de madera, los niveles de ozono altos y los gases del tráfico.

• Emociones fuertes como el miedo, el llanto o la risa.

• Ejercicio en exceso o cuando se hace en un clima frío.

• Agentes irritantes que se encuentran en el hogar, como el polvo, los productos para la limpieza, perfumes, productos en aerosol para el cabello, diferentes olores o vapores fuertes, pinturas, etc.

• Resfriado común, gripe y otras infecciones respiratorias.

• Algunos medicamentos para el dolor que se compran sin receta médica.

• El clima, particularmente el viento y el aire frío.

Los precipitantes varían mucho entre las personas con asma pero hay un número de ellos que son comunes a todos, como el humo de tabaco o las infecciones.

Identificar los factores desencadenantes no siempre es fácil. Si usted conoce cuáles son sus factores desencadenantes, reducir la exposición a los mismos puede ayudarle a evitar los ataques de asma.

Si usted no sabe que factores desencadenan sus problemas de asma, trate de limitar su exposición a un presunto factor a la vez. Esté atento para ver si mejora. Esto puede demostrarle si ese factor representa un problema para usted.

CONTROL DE LOS FACTORES DESENCADENANTES

Controlar la exposición existente en el aire del exterior, el polen y las esporas de mohos. Cada vez que la contaminación del aire y los niveles de polen son altos, es una buena idea permanecer en un espacio interior.

El aire en casa es más fácil de controlar. Algunas personas con asma notan que sus síntomas empeoran por la noche. El control de los factores agravantes o desencadenantes donde usted duerme requieren de los mayores cuidados. El aire acondicionado puede ayudar a ello. Permite que las ventanas y puertas permanezcan cerradas. Esto mantiene afuera algunos pólenes y esporas de mohos. También disminuye la humedad interior.

Evite el exceso en el uso del aire acondicionado o la calefacción. La temperatura del aire en la habitación debe ser cómoda para alguien que tenga asma. Algunas personas no pueden tolerar un gran cambio en la temperatura, particularmente del aire caliente al frío. Existen algunos aparatos que pueden eliminar las partículas del aire. Su utilidad para reducir los síntomas alérgicos está en estudio.

PÓLENES

Es difícil controlar la exposición, pero evitar los lugares donde el paciente sabe que se ha agravado su asma otros años anteriores, conducir con las ventanillas cerradas, dormir con las ventanas cerradas y no mantenerlas abiertas mucho tiempo durante el día (sobre todo los días de sol y viento) pueden disminuir los síntomas de asma y rinitis con alergia al polen de gramíneas, que tienen mayor incidencia en niños y adolescentes.

HUMO DE TABACO

No debe permitirse fumar en el domicilio de alguien que tenga asma. Pídale a sus familiares y amigos que fumen en el exterior y sugiérales que dejen de fumar (Ver Tabaquismo/Consejos para dejar de fumar/Consulta tratamiento del tabaquismo, en esta página web).

HUMO DE MADERA

El humo de leña también es un problema para los niños y adultos con asma. Evite las estufas y chimeneas de leña.

MASCOTAS

Casi todas las mascotas o animales domésticos pueden agravar el asma y la rinitis incluyendo los perros y los gatos. Cualquier animal debe ser retirado de la casa si desencadena síntomas de asma o rinitis.
Tiene que pasar tiempo después de retirado el animal doméstico para que se note mejoría de los síntomas asmáticos porque los alergenos de estos animales pueden permanecer en la casa durante meses, porque persisten en el polvo de la casa.

CUCARACHAS

Incluso las cucarachas pueden causar problemas, de modo que es importante librarse de las cucarachas en su casa. El alergeno de las cucarachas proviene de los insectos muertos y sus excrementos. Se acumula en el polvo doméstico y es difícil de eliminar.

MOHOS EN INTERIORES

Cuando la humedad es alta, los mohos pueden ser un problema en los cuartos de baño, las cocinas y los sótanos. Asegúrese que estas áreas tengan una buena circulación de aire y se limpien a menudo. El sótano en particular puede necesitar un deshumidificador. Y recuerde que el agua del deshumidificador debe ser vaciada y el recipiente limpiado frecuentemente para evitar que se formen hongos.

Cuando usted suda, pueden formarse mohos en las almohadas de huleespuma (espuma de poliuretano). Para evitar la formación de mohos, coloque la almohada dentro de una funda en la que no pueda entrar el aire y ciérrela herméticamente con cinta adhesiva. Lave la almohada cada semana, y asegúrese de cambiarla cada año.

También se forman mohos en las plantas domésticas, de modo que debe examinarlas con frecuencia. Es posible que tenga que conservar todas sus plantas en el exterior.

OLORES O VAPORES FUERTES

El perfume, los desodorantes ambientales, los productos químicos de limpieza, la pintura y el talco son ejemplos de factores desencadenantes que deben ser evitados o mantenidos en concentraciones muy bajas.

ÁCAROS DEL POLVO

Los ácaros del polvo son diminutas arañas, de tamaño microscópico, que generalmente se encuentran en el polvo doméstico. En una pizca de polvo pueden encontrarse varios miles de ácaros. Los ácaros son uno de los principales factores desencadenantes para las personas con asma. Los ácaros del polvo son los más difíciles de eliminar.

Utilice una solución para controlar alergias, un limpiador que pueda matar el ácaro alergénico. Consulte con su doctor o farmacéutico que limpiador debe comprar.

Seguir las reglas siguientes puede ayudarle a librarse de los ácaros del polvo:

Coloque los colchones en fundas en las que no pueda penetrar el aire. Ponga cinta adhesiva a todo lo largo del cierre.
Póngales a las almohadas fundas en las que no pueda penetrar el aire. Ponga cinta adhesiva a todo lo largo del cierre. O lave la almohada cada semana.

Lave toda la ropa de cama cada semana en agua a una temperatura de por lo menos 130 grados F. Quitar la colcha o cubrecama por la noche puede ser útil.

No duerma ni se acueste en muebles tapizados (acolchonados)

Quite las alfombras o tapetes de la recámara.

Sacuda el polvo de la superficie tan a menudo como sea posible. Cuando limpie, utilice un trapeador húmedo o un trapo mojado. No utilice aerosoles limpiadores en aerosol en la recámara. Y no limpie ni aspire el cuarto cuando esté presente alguien con asma o alergias.

Las cortinas y persianas de las ventanas atraen el polvo. Utilice persianas o cortinas hechas de plástico u otro material lavable para facilitar su limpieza.

Saque los muebles tapizados y animales de peluche (a menos que estas mascotas puedan lavarse), y cualquier cosa que esté bajo la cama.

Los armarios empotrados necesitan cuidados adicionales. Sólo deben contener la ropa necesaria. Un procedimiento que puede ser útil es cerrar las bolsas de plástico con pinzas de ropa. (No utilice las bolsas de plástico que cubren la ropa de tintorería.)

A los ácaros de polvo les gusta la humedad. Reducir la humedad en su casa puede hacer que disminuya el número de ácaros. Un deshumificador puede ser útil.

Los filtros de aire pueden ser de utilidad limitada para mantener su casa más limpia y más cómoda. Consulte a su doctor para que le asesore acerca de los filtros de aire.

Cubra las entradas de aire de la recámara con varias capas de gasa para reducir el número de partículas alergénicas de tamaño grande que entren en la recámara.

REGLAS GENERALES PARA AYUDAR A CONTROLAR EL MEDIO AMBIENTE DE SU HOGAR

El control del medio ambiente doméstico es una parte importante de la atención de los enfermos con asma y alergias. Algunas reglas generales son:

Reducir o eliminar en su casa tantos factores desencadenantes de asma como sea posible.

Si es posible, utilizar filtros y acondicionadores de aire para que su casa sea más limpia y más cómoda.

Prestar atención al problema de los ácaros del polvo. Esforzarse por controlar este problema en la recámara.

Las aspiradoras agitan el polvo y los alergenos se encuentran en el aire. Una aspiradora con un filtro de aire o una aspiradora central con un saco recolector afuera de la casa pueden ser de utilidad limitada. Cualquier persona que tenga asma debe evitar usar aspiradora. Si es necesario utilizarla, puede ser útil una mascarilla contra el polvo.

INFORMACIÓN IMPORTANTE SOBRE LOS MEDICAMENTOS PARA EL DOLOR

Debido a que algunos medicamentos para el dolor y la fiebre que se venden sin receta médica pueden precipitar el asma, es importante que las personas con asma consulten a su médico antes de comprarlos. Los dos tipos de medicamentos para el dolor más comunes que se venden sin receta médica son:

Los medicamentos antinflamatorios no esteroideos (AINES). Incluyen la aspirina, ibuprofeno y naproxeno sódico.
El paracetamol.
Todavía queda mucho por investigar pero hasta un 20% de las personas con asma pueden ser sensibles a las aspirina y otras drogas no inflamatorias esteroideas.

Se recomienda que las personas con asma utilicen el paracetamol, cuando está indicado, en lugar de los AINES, como la aspirina. Cuando tenga que decidir cuál es el mejor para usted, consulte a su médico.

(Según American Lung Association)

2017-04-11T16:24:05+00:00 10 / 04 / 2017|Actualidad, Asma|